Especial | Sube el telón: Dramaturgia soberana blindada en las tablas

Venezuela, sin duda, es tierra fértil de hombres y mujeres forjadores de sueños, emociones e historias “en las tablas”. En 1915, la tierra de Bolívar vio nacer a uno de los grandes maestros del realismo pictórico y precursor de los ideales bolivarianos del siglo XXI: César Rengifo.

Y es que el legado de este insigne dramaturgo criollo inspiró la lucha emancipadora del Comandante Hugo Chávez. Con fragmentos de “Esa espiga sembrada en Carabobo”, el máximo líder revolucionario reafirmaba su ímpetu soberano y convocaba a niños, niñas y jóvenes a defender las causas patriotas.

“Tuya será la patria muchacha si guardas en tu pecho la luz de Carabobo y el rayo de Bolívar como hoy ha comenzado”, recitó Chávez en el año 2012, rememorando la obra de este artista caraqueño en aras de instar a los venezolanos a la batalla ideológica.

En sinergia con esta filosofía, y en el marco del Día Internacional del Teatro, el Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual (SAPI) honra a los profesionales del arte escénico mediante la defensa y salvaguarda de sus poderes creadores.

Para ello, el ente adscrito al Ministerio del Poder Popular de Comercio Nacional reafirma sus pilares fundamentales donde se conjugan el incentivo del desarrollo intelectual artístico y el fomento de la innovación cultural como potencia económica de la Nación.

Salvaguarda intelectual puesta en escena

Desde los productores y directores de obras dramático-musicales, hasta los actores e intérpretes que intervienen en la ejecución y presentación de éstas, gozan del respaldo que otorga el SAPI a través del registro y certificación del Derecho de Autor.

Para el Comandante Chávez “las ideas y la cultura son parte esencial y alma de Revolución”, pues solo a través del arte es posible transformar la realidad histórica de la Patria para sembrar consciencia de libertad e independencia en el corazón de un pueblo.

Consonante con esta doctrina, el director del SAPI, Ricardo Javier Sánchez, impulsa lineamientos y acciones para proporcionar seguridad jurídica a través de la tutela de la Propiedad Intelectual sobre obras artísticas, y contribuye al fortalecimiento de los valores fundamentales para la vida y la construcción del futuro.

Porque, tal como reflexionaba el líder socialista en 2004 «No hay herramienta, en verdad, como la cultura, para lograr esa recuperación de conciencia, resurrección de pueblos, profundización de quienes hemos sido, quienes somos, y quienes podemos ser…”.