Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual presenta plan de acción sobre Tratado de Marrakech

El ente fomenta la sensibilización sobre los retos que afrontan las personas con dificultades para acceder a los textos impresos

En aras de facilitar el acceso a las obras publicadas a personas con discapacidad visual, el Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual (SAPI), bajo los lineamientos del director general Ricardo Javier Sánchez, consolida su plan de acción para el desarrollo de proyectos durante el año 2021.

A través del Tratado de Marrakech, el cual forma parte de acuerdos internacionales sobre el Derecho de Autor administrado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la institución despliega varios planes para poner en marcha este convenio.

En este sentido, el SAPI presentará de forma expresa las limitaciones y excepciones del tratado en la agenda de reforma de la Ley Sobre el Derecho de Autor en la Asamblea Nacional durante el primer trimestre del 2021.

Asimismo, el ente impulsará y dará seguimiento al proceso de aplicación del convenio a través de las entidades autorizadas, según lo establece el acuerdo: Bibliotecas, instituciones gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro, todas destinadas a proveer soluciones a los beneficiarios.

El Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual juega un rol importante en la ejecución de este arreglo, debido a que toda reproducción de obras literarias requiere del licenciamiento y compensación por concepto de Derecho de Autor. Por lo tanto, cualquier traducción, versión, edición o adaptación a formatos como: Braille o audiolibros, amerita del registro legal ante la institución.

Sensibilización con el pueblo

El Tratado de Marrakech fue firmado en Marruecos el 28 de junio de 2013, y entró en vigor el 30 de septiembre de 2016. El objetivo central de este convenio es “mejorar el acceso a los libros, revistas y otros materiales impresos para esa parte de la población mundial formada por las personas con dificultades para acceder al texto impreso”, de acuerdo a la OMPI.

Entre los beneficios más resaltantes se encuentran: Fomenta la sensibilización sobre los retos que afrontan las personas ciegas o con discapacidad visual; brinda mayor acceso a la educación; mejora la integración social y de la participación cultural; y alivia la pobreza y aumento de las contribuciones a la economía nacional.

De esta manera, el Servicio Autónomo de la Propiedad Intelectual cumple con las directrices de la ministra del Poder Popular de Comercio Nacional, Eneida Laya, al implementar nuevos retos y proyectos de cara al año 2021, en aras de garantizar la mayor suma de felicidad para los venezolanos.