#Especial | El Día Mundial de la Calidad 2022 nos invita a hacer lo correcto

El Día Mundial de la Calidad, que se celebra este jueves 10 de noviembre, es una fecha propicia para crear conciencia sobre la profesión y la cultura de la gestión de calidad. El lema este año, “Conciencia de calidad: hacer lo correcto”, invita a reflexionar sobre cómo la cultura y la conciencia corporativa puede ayudar o dificultar a que una organización actúe con eficiencia para todas las partes interesadas.

Cada año, las organizaciones tienen la tarea de ampliar su grado de responsabilidad y hacer lo correcto, no solo para sus accionistas, trabajadores y clientes, sino también para el medio ambiente y la sociedad en general. Sin embargo, esta demanda para que las empresas usen la conciencia en la toma de decisiones en todos los niveles, crea dilemas difíciles y complejos.

La gestión de la calidad busca diseñar y mejorar la calidad de un producto o servicio, además de los métodos que emplean para entregarlos a los clientes y partes interesadas, a lo largo de su cadena de valor. SENCAMER, como ente coordinador del Sistema Venezolano para la Calidad, considera este ámbito un área de medular en el sector productivo nacional.

Por ello, el Ministerio de Comercio Nacional contempla en su Plan Estratégico de Reimpulso del Comercio Nacional, un vértice de acción dirigido a reimpulsar el Sistema Venezolano de la Calidad. Su objetivo es reforzar las estrategias que permitan optimizar la calidad de los bienes y servicios que se ofrecen al pueblo, así como su competitividad en el mercado internacional.

Prosperidad económica

La ministra de Comercio Nacional, Dheliz Álvarez, considera fundamental reimpulsar el Sistema Venezolano para la Calidad, en aras de satisfacer las necesidades del pueblo y fomentar una próspera recuperación económica.

Asimismo, reconoce la labor del SENCAMER, en la certificación de “los procesos de calidad que le garantizan a nuestro pueblo medidas justas para la adquisición de productos que son necesarios en el día a día. Agradecemos toda su dedicación. ¡En Venezuela somos Calidad!”, resaltó recientemente en su cuenta Twitter.

En ese sentido, desde el punto de vista de la protección al pueblo, calidad significa garantizar que los productos y servicios, cumplan con los requisitos de los consumidores y usuarios; así como también, que sean aptos para el fin al cual se destinaron. Bajo esta premisa, y de la mano de la Ley del Sistema Venezolano para la Calidad, SENCAMER garantiza que los venezolanos adquieran bienes y servicios óptimos. Este rol lo cumple al realizar estudios de calidad de la producción nacional, incorporar nuevas tecnologías en las cadenas productivas, elaborar normas y reglamentos técnicos para el control, reconocimiento y acreditación de estándares de calidad, entre otros aspectos de similar importancia.

Propiedad intelectual

Ahora bien, otro elemento esencial para garantizar que la producción nacional tenga calidad de exportación son las patentes. Al respecto, el Ministerio de Comercio Nacional, a través del Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual (SAPI), garantiza la protección de las ideas y los productos generados a partir de la propiedad intelectual concebida por los venezolanos con fines comerciales.

Las patentes forman parte de la protección intelectual que ofrece el SAPI para producir, vender y explotar productos con diferentes fines comerciales, sin detrimento de su propietario. Una patente confirma que los productos fabricados en el país, cumplen con los requerimientos del consumidor, se posicionan con mayor competitividad en el mercado y crean mayor conciencia en materia de calidad.

En otras palabras, el reimpulso del Sistema Venezolano para la Calidad es un hecho gracias al trabajo conjunto de varias instituciones, organismos y profesionales en la materia. Sus esfuerzos y conocimientos están dirigidos a potenciar el comercio nacional y llevar estándares de excelencia al comercio internacional.

Una certificación de calidad avala el buen hacer de los venezolanos

De cara a la celebración del Día Mundial de la Calidad, es oportuno recordar los objetivos que persigue este concepto en el vigente proceso de recuperación económica y productiva que muestra Venezuela.

Si bien el abordaje de la calidad como asunto de Estado se remonta a 1958, con la creación de la Comisión Venezolana de Normas Industriales (COVENIN), alcanzó su cenit en 1998 con SENCAMER, organismo que agrupó en un solo ente, todas las competencias relacionadas con el fomento de la calidad.

Sin embargo, la visión nacional de calidad la determinó la Ley del Sistema Venezolano para la Calidad, promulgada en 2002. En la norma, se establecen los mecanismos que garantizan los derechos de las personas a disponer de bienes y servicios de calidad, a través de seis subsistemas -Normalización, Metrología, Acreditación, Certificación, Ensayos y Reglamentaciones Técnicas- coordinados por SENCAMER.

Calidad de exportación

A finales de 2021, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, con la Agenda Económica Bolivariana 2022-2024, decidió impulsar el Motor Exportador, el cual resulta de gran relevancia para fomentar la calidad de la producción nacional, obtener las divisas que requiere la nación y diversificar la economía.

Siguiendo las instrucciones del Jefe de Estado, la Ministra de Comercio Nacional, a través de SENCAMER, lanzó el Plan Nacional de Impulso a Productos con Calidad de Exportación. En su primera fase, 102 productos de seis empresas de café, cacao y ron obtuvieron la Marca NORVEN, máxima distinción de calidad que otorga el Estado venezolano.

En total, hoy se contabilizan 835 productos y 22 empresas nacionales avaladas con la marca NORVEN, tras cumplir con las Normas Venezolanas COVENIN, aplicables a sus procesos y los criterios que establece el Manual del Sistema de Control o Gestión de Calidad de cada organización. Así, SENCAMER garantiza productos y servicios que respetan los estándares de calidad internacionales e incrementan el prestigio y buen nombre de lo “Hecho en Venezuela”.

La directora general del SENCAMER, María Fernanda Palencia, explicó que actualmente el subsistema de certificación está abocado a reconocer los atributos de la producción nacional, no sólo de los grandes industriales, sino también de emprendedores y nuevos actores que se suman a la recuperación y fortalecimiento de la economía y el comercio nacional. Destacó que este proceso valora el cumplimiento de las normativas y reglamentaciones que regulan detalladamente los requisitos de cada proceso productivo. Esta acción, permite preservar la calidad de lo Hecho en Venezuela, así como también asegurar el bienestar y la salud del pueblo venezolano.

Estado y privados: aliados de calidad

El presidente de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (CAVIDEA), Juvenal Arbeláez, aseguró que la calidad es un valor que distingue a las empresas afiliadas, siendo un atributo de sus procesos productivos. Para ello, sostuvo que “cada empresa asegura el cumplimiento de las normas y reglamentaciones técnicas vigentes, para así poder brindar a los consumidores alimentos de primera calidad”.

Igualmente, Arbeláez aseveró que CAVIDEA cuenta con el permanente respaldo del Gobierno Nacional y juntos apuntan a la mejora continua y al aseguramiento de la calidad, de la mano con el fortalecimiento de la producción nacional.

En ese sentido, calificó a SENCAMER y al Ministerio de Comercio, como aliados claves que permiten mejorar los procesos normativos en Venezuela, al establecer estándares locales que son la base y principal guía para asegurar la calidad, en cada una de las etapas de los procesos de las compañías del sector alimentos